You are here : Gobernanza electrónica en la India rural: ¿para quién?

Gobernanza electrónica en la India rural: ¿para quién?


By analia - Posted on 11 Febrero 2010

En la iniciativa de gobernanza electrónica para la India rural, 33% de los bancas están reservados para las mujeres. Mediante el uso de Simputer, los y las dirigentes de los pueblos rurales del Estado de Chhattisgarh pueden participar ahora en el proceso público y comunicarse a distancia mediante el uso de computadores de bajo costo que no requieren alfabetización informática. Pero el proyecto no está funcionando como fue previsto y gracias a la Metodología de Evaluación de Género (GEM) del Programa de apoyo a las redes de mujeres (PARM) de APC, la doctora Anupama Saxena y su equipo descubrieron que el hecho de ganar un puesto electoral no garantiza necesariamente que la voz de las mujeres sea escuchada dentro del sistema de gobernanza.


Gobernanza electrónica en la India rural: ¿para quién? 

En India, país altamente rural, los simputadoress, una alternativa portátil al PC de bajo costo que requiere escasa alfabetización informática, se introdujeron para darles voz a las personas marginadas a través de sus líderes locales. En 1993 se introdujo el sistema del Panchayati Raj (autogobierno del pueblo) como herramienta para mejorar la vida de las comunidades rurales. Una de sus principales ventajas fue que 33% de los escaños fueron reservados para mujeres, cuota que hace poco ascendió a 50% en el estado de Chhattisgarh, uno de los más pobres de todo el país y lugar donde la evaluadora de GEM, doctora Anupama Saxena, de la Universidad Guru Ghasidas, realizó su estudio.


El estudio revela que, incluso con la garantía oficial de su presencia en la gobernanza local, las mujeres sarpanchas (jefas del pueblo elegidas democráticamente) no pudieron participar en un plano de igualdad con los hombres en la gobernanza rural. 


Women sarpanchas

Mujeres sarpanchas

Cuando se introdujeron las TIC en 2005 en algunos de los pueblos en los que se implementó el sistema panchayats, todo el mundo esperaba que cambiara el proceso de gobernanza rural y que los sarpanchas – hombres y mujeres – serían los principales beneficiarios. Sin embargo, aunque las mujeres sarpanchas parecían alegres, entusiastas y optimistas en cuanto al uso de la tecnología, hasta ahora no ha habido cambios visibles o tangibles en su participación. El estudio de GEM sirvió para entender el por qué: existen numerosos problemas ligados a los simputadores y desigualdades tan arraigadas que las representantes mujeres ya designadas siguen sin tener una voz audible – cosa que una evaluación que no se centre en las desigualdades de género habría podido no revelar.

Representación no significa participación


La participación desigual de las mujeres sarpanchas en la gobernanza electrónica rural es resultado de la discriminación social y cultural de las mujeres.

Las diferencias entre el uso de los simputadores por parte de hombres y mujeres son sustantivas: uno de cada tres hombres que recibieron un simputador transfirieron información hacia y desde él. Entre las mujeres, menos de una cada 100 (0,7%) lo usaron para transferir datos. De modo que si bien se supone que 33% de las jefaturas de gobiernos locales están a cargo de mujeres, no están participando activamente del proceso y el uso de GEM sirvió para descubrir por qué.

La falta de educación, los roles reproductivos y productivos, la falta de independencia financiera y ciertos tabúes culturales y religiosos muy arraigados hacen que sea muy difícil para las mujeres hacerse oír en espacios en los que tradicionalmente predominan los hombres como la política, y la insignificancia de la presencia de mujeres sarpanchas en la gobernanza rural es obvia.

“Uno de los maridos sarpanchas nos negó el acceso a su esposa,” recuerda la doctora Saxena. “Nos dijo repetidas veces por teléfono que no había ninguna necesidad de reunirnos con su esposa, que simplemente se quedaba en el hogar, y que vivía lejos del panchayata que representaba,que jamás visitaba. Y que era él quien realizaba todas las tareas de sarpancha”. Este tipo de historias, con variantes, fue bastante común. 


Male sarpancha being interviewed

Entrevistas a los hombre sarpahcha

“Cuando preguntamos quién era la sarpancha del pueblo, en la mayoría de los casos se nos decía el nombre del esposo y solo al preguntar por segunda vez e insistir en el verdadero nombre de la sarpancha nos informaban sobre la mujer sarpancha”. La situación por teléfono era similar:los maridos solían autoidentificarse como sarpancha e insistían en que se les diera la información a ellos porque su esposa “no sabe nada”.

Las pocas mujeres sarpanchas que asumieron seriamente su papel – y que pudieron hacerlo -, no fueron tomadas en serio en las reunions oficiales.


Un día de capacitación en simputadores es insuficiente


Solo una de cada diez mujeres sarpanchas participaron de la capacitación en simputadores en forma independiente. El restante 90% fue acompañado por un pariente hombre o un sachiv (secretario del gobierno local). Esto se debe a que en la India rural no se ve con buenos ojos que las mujeres viajen y anden solas en público.

Los capacitadores también eran hombres y las mujeres encuestadas reconocieron que no se sentían cómodas a la hora de acercarse con sus preguntas. Este no fue el caso para los hombres sarpanchas, ya que muchos hombres han tenido contacto con tecnologías tales como teléfonos celulares y computadores. A su vez, los hombres pueden aprender con otros hombres en círculos informales, mientras las mujeres no tienen oportunidades de hablar sobre tecnología fuera del taller de capacitación de un día, que les resultó insuficiente a muchas de ellas. De hecho, 53% de las mujeres sarpanchas le dijeron a la doctora Saxena que habían tenido problemas con la formación por varios motivos, entre los que se incluyen dificultades para viajar, problemas de lengua, el alimento mientras estaban fuera de sus hogares y la falta de interés. Es difícil que sea interesante algo que no se entiende y dado el escaso nivel de alfabetización en hindi y en inglés, muchas mujeres simplemente no entendían los contenidos y, sobre todo, no podían realizar tareas de sarpancha en esas lenguas.

Las mujeres enfrentan más problemas lingüísticos y de analfabetismo


Los resultados del estudio revelan importantes diferencias de género por las cuales los simputadores estuvieron lejos de ser la herramienta ideal para las mujeres.
Los simputadores utilizan muchas palabras en inglés. Solo 29% de las mujeres sarpanchas tienen conocimientos para operar en esa lengua, en contraposición al 66% de hombres.
Los simputadores funcionan en hindi; sólo 70% de las mujeres hablan fluidamente esa lengua, mientras el porcentaje de hablantes hombres de hindi asciende a 80.
El analfabetismo afecta a un porcentaje muy bajo de hombres sarpanchas, pero una de cada 10 mujeres sarpanchas no ha sido alfabetizada.


Simputadores rotos y apoyo técnico distante

El estudio reveló que solo uno de cada cinco de los simputadores utilizados por las sarpanchas encuestadas estaba funcionando bien. Y la cifra se redujo a uno cada 10 simputadores entre las representantes mujeres.


No había apoyo técnico disponible, así que la única opción que tenían las sarpanchas era ir a las oficinas de Janpad Panchayata (oficinas centrales para la zona), que se encuentran a más de 30 kilómetros de algunos pueblos.


“La necesidad de visitar la oficina de Janpad Panchayat podía haber sido para estas mujeres una oportunidad de salir de sus hogares y sus pueblos, y sentir algo de poder al reunirse personalmente con los/as funcionarios/as involucrados”, reconoció Saxena. “Pero la mayoría de las mujeres nos contó que los hombres de su familia tenían el control de su trabajo oficial y les negaron las escasas oportunidades que tuvieron de salir de sus hogares y sus pueblos. Impidieron activamente que se encontraran con otras personas y aprendieran de ellas”.


Esta falta de apoyo fue internalizada por las mujeres. “Muchas mujeres que supervisamos no pueden apreciar el potencial de la tecnología para facilitarles el trabajo desde sus hogares o desde sus pueblos”, observó Saxena. 


GEM ayuda a encontrar soluciones para las mujeres


Dr. Saxena and team

La doctora Saxena y su equipo

Durante el Foro de Gobernanza de Internet (FGI) realizado en Hyderabad en diciembre de 2008, Anupama Saxena pudo compartir los resultados de su evaluación con funcionarios del Ministerio de Tecnologías de la Información y otras personas a cargo de la formulación e implementación de programas de gobernanza electrónica rural para la integración de género en ese ámbito. También fue la única que habló sobre la gobernanza electrónica rural desde una perspectiva de género en la XII Conferencia Nacional sobre Gobernanza Electrónica que se llevó a cabo el 12 y 13 de febrero de 2009 en Goa. En esa misma conferencia, el Secretario Jefe del Departamento de Tecnologías de la Información de Chhattisgarh y su equipo recibieron el premio de oro por la mejor implementación de otro programa de gobernanza electrónica en Chhattisgarh. A nivel internacional, Anupama Saxena logró presentar los resultados de su investigación durante el taller sobre “Computación centrada en las personas para el desarrollo internacional” (Human-Centered Computing in International Development”) que se realizó en Boston en marzo de 2009. A pesar de sus esfuerzos, los cambios de actitud y de compromiso por parte de los y las responsables de la formulación de políticas y la implementación de programas estatales han sido lentos. El trabajo de Saxena se ha centrado sobre todo en encontrar maneras de rescatar el programa. Su crítica del proyecto e-gram suraj tuvo por cometido la mejora del único programa de gobernanza electrónica que coloca a las TIC directamente en manos de las mujeres líderes locales, y analiza cómo se podría implementar mejor teniendo en cuenta las necesidades de esas mujeres sarpanchas y de una manera más eficiente en la relación costo-beneficio. “Tenemos pruebas explícitas de que existen desigualdades de género y de que hay soluciones posibles que se pueden adaptar a la dinámica particular de esta región, lo que responderá las necesidades de las mujeres sarpanchas de Chhattisgarh.” El hecho de incorporar un análisis de género sirvió para revelar si las TIC se están utilizando de modos que sirven para modificar las desigualdades de género y de roles, o de maneras que reproducen y exageran las inequidades existentes, y GEM, según Saxena, “me dio la confianza necesaria para seguir con mis actividades de incidencia política”.
 


La doctora Anupama Saxena trabaja actualmente como profesora adjunta de Ciencias Políticas y es directora del Centro de Estudios sobre la Mujer y el Desarrollo de la Universidad de Guru Ghasidas, Bilaspur, Chhattisgarh, India (www.ggu.ac.in.). Trabaja para el proyecto de GEM desde 2005.

Ninguno
Login or register to tag items
0
Su voto: Ninguno
Etiquetas

Encuesta

Do you find myGEM a good tool for networking among GEM users, evaluators, and ICTD practitioners?
yes
100%
no
0%
Total de votos: 6

Quién está en línea

Actualmente hay 0 usuarios y 0 invitados en línea.

Inicio de sesión